Chica con los brazos estirados

BIENVENID@S A LA COMUNIDAD DE DESENCHUFAD@S 

Escapadas rurales de desconexión digital, fines de semana, puentes, personalizadas en Alicante.

Desconexión digital en Alicante

¿Qué es la desconexión digital en Alicante?

El derecho a la desconexión digital fuera del horario de trabajo se conceptúa como la limitación al uso de las tecnologías de la comunicación para garantizar el tiempo de descanso y vacaciones de los trabajadores. 

Tras varias proposiciones no de Ley para su regulación, en la trasposición al ordenamiento jurídico español del Reglamento (UE) 2016/679 de 27 de Abr DOUE (Reglamento general europeo de protección de datos (GDPR/RGPD)), con efectos de 6 de diciembre de 2018, la Ley Orgánica 3/2018 de 5 de Dic (Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales -LOPDGDD-) (LOPDGDD) ha introducido medidas para reforzar la privacidad  de los trabajadores ante los sistemas audiovisuales o de geolocalización en el trabajo y garantizar el derecho a la desconexión digital fuera de horario laboral.

I. ¿Qué es el Derecho a la desconexión digital?

Reiterando lo anteriormente dicho, el derecho a la desconexión digital fuera del horario de trabajo se conceptúa (no se regula específicamente en nuestro país) como la limitación al uso de las tecnologías de la comunicación (mensajerías y correos electrónicos en su mayor medida) para garantizar el tiempo de descanso y vacaciones de los trabajadores.

II. Regulación del Derecho a la desconexión digital con anterioridad a la LOPDGDD

La posibilidad de regular este tema había sido tratada en diversas ocasiones por los distintos gobiernos, pero es ahora, con la redacción de la nueva LOPDGDD cuando se ha abierto la puerta a la regulación de la desconexión digital y a la protección de la intimidad de los trabajadores. Hasta el momento encontrábamos:

III Acuerdo para el Empleo y la Negociacion Colectiva 2015, 2016 y 2017, donde se recomienda que "los convenios, especialmente los de empresa, deben promover la racionalización del horario de trabajo" para "mejorar la productividad y favorecer la conciliación de la vida personal y laboral".

Una posible regulación por convenio colectivo el uso fuera del trabajo de los dispositivos electrónicos de comunicación con empresa o clientes. En la regulación colectiva actual si encontramos referencias al trabajo efectivo, el tiempo de presencia, regulación de las guardias, etc; pero muy pocas (por no decir ninguna) al "cierre" de las comunicaciones empresa-trabajador. [con la entrada en vigor de la LOPDGDD (art. 91), esto tendrá que cambiar] 

El derecho a la desconexión digital fuera del horario de trabajo se conceptúa como la limitación al uso de las tecnologías de la comunicación para garantizar el tiempo de descanso y vacaciones de los trabajadores. 

Tras varias proposiciones no de Ley para su regulación, en la trasposición al ordenamiento jurídico español del Reglamento (UE) 2016/679 de 27 de Abr DOUE (Reglamento general europeo de protección de datos (GDPR/RGPD)), con efectos de 6 de diciembre de 2018, la Ley Orgánica 3/2018 de 5 de Dic (Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales -LOPDGDD-) (LOPDGDD) ha introducido medidas para reforzar la privacidad  de los trabajadores ante los sistemas audiovisuales o de geolocalización en el trabajo y garantizar el derecho a la desconexión digital fuera de horario laboral.

I. ¿Qué es el Derecho a la desconexión digital?

Reiterando lo anteriormente dicho, el derecho a la desconexión digital fuera del horario de trabajo se conceptúa (no se regula específicamente en nuestro país) como la limitación al uso de las tecnologías de la comunicación (mensajerías y correos electrónicos en su mayor medida) para garantizar el tiempo de descanso y vacaciones de los trabajadores.

II. Regulación del Derecho a la desconexión digital con anterioridad a la LOPDGDD

La posibilidad de regular este tema había sido tratada en diversas ocasiones por los distintos gobiernos, pero es ahora, con la redacción de la nueva LOPDGDD cuando se ha abierto la puerta a la regulación de la desconexión digital y a la protección de la intimidad de los trabajadores. Hasta el momento encontrábamos:

III Acuerdo para el Empleo y la Negociacion Colectiva 2015, 2016 y 2017, donde se recomienda que "los convenios, especialmente los de empresa, deben promover la racionalización del horario de trabajo" para "mejorar la productividad y favorecer la conciliación de la vida personal y laboral".

Una posible regulación por convenio colectivo el uso fuera del trabajo de los dispositivos electrónicos de comunicación con empresa o clientes. En la regulación colectiva actual si encontramos referencias al trabajo efectivo, el tiempo de presencia, regulación de las guardias, etc; pero muy pocas (por no decir ninguna) al "cierre" de las comunicaciones empresa-trabajador. [con la entrada en vigor de la LOPDGDD (art. 91), esto tendrá que cambiar] 

IV. Las  principales medidas que se incorporan en materia laboral

Junto con el Derecho a la desconexión digital en el ámbito laboral, la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, incorpora:

  • Derecho a la intimidad y uso de dispositivos digitales en el ámbito laboral (Artículo 87, LOPDGDD)

1. Los trabajadores y los empleados públicos tendrán derecho a la protección de su intimidad en el uso de los dispositivos digitales puestos a su disposición por su empleador.

2. El empleador podrá acceder a los contenidos derivados del uso de medios digitales facilitados a los trabajadores a los solos efectos de controlar el cumplimiento de las obligaciones laborales o estatutarias y de garantizar la integridad de dichos dispositivos.

3. Los empleadores deberán establecer criterios de utilización de los dispositivos digitales respetando en todo caso los estándares mínimos de protección de su intimidad de acuerdo con los usos sociales y los derechos reconocidos constitucional y legalmente. En su elaboración deberán participar los representantes de los trabajadores.

El acceso por el empleador al contenido de dispositivos digitales respecto de los que haya admitido su uso con fines privados requerirá que se especifiquen de modo preciso los usos autorizados y se establezcan garantías para preservar la intimidad de los trabajadores, tales como, en su caso, la determinación de los períodos en que los dispositivos podrán utilizarse para fines privados.

L

a digitalización ha permitido nuevas modalidades laborales, como el teletrabajo o la jornada flexible. Sin embargo, también acarrea el hecho de que estemos conectados las 24 horas del día, ya sea contestando correos en nuestro móvil o llevándonos el ordenador a casa para seguir con nuestras tareas de la oficina. 

Estar disponible a todas horas nos causa cansancio y estrés crónico y, a la larga, esto hace que durante nuestra jornada laboral no seamos todo lo productivos que podríamos llegar a ser. Por tanto, ahora más que nunca resulta primordial que respetemos el tiempo de desconexión digital.

Un mundo hiperconectado 

Actualmente estamos permanentemente conectados en el ámbito personal y, especialmente, en el laboral a través de nuestros smartphones. 

Un 51% de los empleados españoles confiesa responder emails y llamadas de trabajo durante vacaciones o fines de semana. Y este número es aún mayor conforme aumenta la responsabilidad del trabajador. El 45% de los empleados con trabajadores a su cargo afirman estar conectados a cuestiones del trabajo fuera de su jornada. Mientras que el 84% de los cargos directivos declaró atender su correo y teléfono fuera del horario de trabajo.

Además, solo el 28% de las empresas encuestadas afirma disponer de alguna política de desconexión digital.

Por esta razón, surgió la necesidad de establecer una regulación con medidas legales. Así, en España a finales de 2018 entró en vigor la ley de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, que contempla además el derecho del empleado a desconectar del trabajo fuera de su jornada laboral. El objetivo no es otro que facilitar la conciliación familiar, respetar las pausas obligatorias y evitar enfermedades como el estrés o la “tecnofatiga”.  

L

a digitalización ha permitido nuevas modalidades laborales, como el teletrabajo o la jornada flexible. Sin embargo, también acarrea el hecho de que estemos conectados las 24 horas del día, ya sea contestando correos en nuestro móvil o llevándonos el ordenador a casa para seguir con nuestras tareas de la oficina. 

Estar disponible a todas horas nos causa cansancio y estrés crónico y, a la larga, esto hace que durante nuestra jornada laboral no seamos todo lo productivos que podríamos llegar a ser. Por tanto, ahora más que nunca resulta primordial que respetemos el tiempo de desconexión digital.

Un mundo hiperconectado 

Actualmente estamos permanentemente conectados en el ámbito personal y, especialmente, en el laboral a través de nuestros smartphones. Según un artículo publicado por InfoJobs,

Un 51% de los empleados españoles confiesa responder emails y llamadas de trabajo durante vacaciones o fines de semana. Y este número es aún mayor conforme aumenta la responsabilidad del trabajador. El 45% de los empleados con trabajadores a su cargo afirman estar conectados a cuestiones del trabajo fuera de su jornada. Mientras que el 84% de los cargos directivos declaró atender su correo y teléfono fuera del horario de trabajo.

Además, solo el 28% de las empresas encuestadas afirma disponer de alguna política de desconexión digital.

Por esta razón, surgió la necesidad de establecer una regulación con medidas legales. Así, en España a finales de 2018 entró en vigor la ley de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, que contempla además el derecho del empleado a desconectar del trabajo fuera de su jornada laboral. El objetivo no es otro que facilitar la conciliación familiar, respetar las pausas obligatorias y evitar enfermedades como el estrés o la “tecnofatiga”.  

Los beneficios de la desconexión digital 

Para las empresas 

  • Incrementa la productividad, ya que los empleados motivados rinden más.

  • Mejora el employer branding, y transmite una imagen de empresa que se preocupa por sus trabajadores. 

  • Reduce el absentismo laboral, porque los empleados están más descansados y menos estresados.  

Para los empleados

  • Pueden desconectar por completo del trabajo.

  • Ayuda a la conciliación familiar.

  • Reduce el estrés y la tensión.

  • Aumenta su motivación por el trabajo.

  • Los pasos a seguir para implementar la desconexión digital

L

a digitalización ha permitido nuevas modalidades laborales, como el teletrabajo o la jornada flexible. Sin embargo, también acarrea el hecho de que estemos conectados las 24 horas del día, ya sea contestando correos en nuestro móvil o llevándonos el ordenador a casa para seguir con nuestras tareas de la oficina. 

Estar disponible a todas horas nos causa cansancio y estrés crónico y, a la larga, esto hace que durante nuestra jornada laboral no seamos todo lo productivos que podríamos llegar a ser. Por tanto, ahora más que nunca resulta primordial que respetemos el tiempo de desconexión digital.

Un mundo hiperconectado 

Actualmente estamos permanentemente conectados en el ámbito personal y, especialmente, en el laboral a través de nuestros smartphones. Según un artículo publicado por InfoJobs,

Un 51% de los empleados españoles confiesa responder emails y llamadas de trabajo durante vacaciones o fines de semana. Y este número es aún mayor conforme aumenta la responsabilidad del trabajador. El 45% de los empleados con trabajadores a su cargo afirman estar conectados a cuestiones del trabajo fuera de su jornada. Mientras que el 84% de los cargos directivos declaró atender su correo y teléfono fuera del horario de trabajo.

Además, solo el 28% de las empresas encuestadas afirma disponer de alguna política de desconexión digital.

Por esta razón, surgió la necesidad de establecer una regulación con medidas legales. Así, en España a finales de 2018 entró en vigor la ley de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, que contempla además el derecho del empleado a desconectar del trabajo fuera de su jornada laboral. El objetivo no es otro que facilitar la conciliación familiar, respetar las pausas obligatorias y evitar enfermedades como el estrés o la “tecnofatiga”.  

Los beneficios de la desconexión digital 

Para las empresas 

  • Incrementa la productividad, ya que los empleados motivados rinden más.

  • Mejora el employer branding, y transmite una imagen de empresa que se preocupa por sus trabajadores. 

  • Reduce el absentismo laboral, porque los empleados están más descansados y menos estresados.  

Para los empleados

  • Pueden desconectar por completo del trabajo.

  • Ayuda a la conciliación familiar.

  • Reduce el estrés y la tensión.

  • Aumenta su motivación por el trabajo.

Los pasos a seguir para implementar la desconexión digital

Paso 1: Haz un diagnóstico acerca de la situación en tu empresa

Analiza si tus empleados están excesivamente conectados a su trabajo, o si existe el riesgo de que esto ocurra. Para ello, haz un ejercicio de observación y estudia cuál es el clima en tu empresa (si tus trabajadores parecen cansados, estresados o suelen responder solicitudes en horas que que van más allá de su jornada). 

Paso 2:  Pon en marcha acciones concretas. 

Algunas ideas que puedes aplicar son, por ejemplo, que a partir de cierta hora se bloquee la comunicación de los servidores de la empresa. Así, el trabajador no recibe ningún tipo de comunicación (ni por parte de la empresa ni de los clientes). No obstante, quizás a tu compañía le funciona mejor una desconexión parcial, donde los trabajadores pueden recibir emails pero con algunas limitaciones.  

Paso 3:  Establece un principio y un final para la jornada 

Aunque tu empresa lleve a cabo políticas de flexibilidad laboral, es recomendable establecer un margen de entrada y de salida, así como el tiempo de trabajo efectivo que se debe cumplir cada día. Así, las horas que los empleados usen para asuntos de trabajo fuera de esta jornada deberán computarse como horas extra.

 

Sobre Nosotras 

Desconexión digital en Alicante

¿Qué es la desconexión digital en Alicante?

El derecho a la desconexión digital fuera del horario de trabajo se conceptúa como la limitación al uso de las tecnologías de la comunicación para garantizar el tiempo de descanso y vacaciones de los trabajadores. 

Tras varias proposiciones no de Ley para su regulación, en la trasposición al ordenamiento jurídico español del Reglamento (UE) 2016/679 de 27 de Abr DOUE (Reglamento general europeo de protección de datos (GDPR/RGPD)), con efectos de 6 de diciembre de 2018, la Ley Orgánica 3/2018 de 5 de Dic (Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales -LOPDGDD-) (LOPDGDD) ha introducido medidas para reforzar la privacidad  de los trabajadores ante los sistemas audiovisuales o de geolocalización en el trabajo y garantizar el derecho a la desconexión digital fuera de horario laboral.

I. ¿Qué es el Derecho a la desconexión digital?

Reiterando lo anteriormente dicho, el derecho a la desconexión digital fuera del horario de trabajo se conceptúa (no se regula específicamente en nuestro país) como la limitación al uso de las tecnologías de la comunicación (mensajerías y correos electrónicos en su mayor medida) para garantizar el tiempo de descanso y vacaciones de los trabajadores.

II. Regulación del Derecho a la desconexión digital con anterioridad a la LOPDGDD

La posibilidad de regular este tema había sido tratada en diversas ocasiones por los distintos gobiernos, pero es ahora, con la redacción de la nueva LOPDGDD cuando se ha abierto la puerta a la regulación de la desconexión digital y a la protección de la intimidad de los trabajadores. Hasta el momento encontrábamos:

III Acuerdo para el Empleo y la Negociacion Colectiva 2015, 2016 y 2017, donde se recomienda que "los convenios, especialmente los de empresa, deben promover la racionalización del horario de trabajo" para "mejorar la productividad y favorecer la conciliación de la vida personal y laboral".

Una posible regulación por convenio colectivo el uso fuera del trabajo de los dispositivos electrónicos de comunicación con empresa o clientes. En la regulación colectiva actual si encontramos referencias al trabajo efectivo, el tiempo de presencia, regulación de las guardias, etc; pero muy pocas (por no decir ninguna) al "cierre" de las comunicaciones empresa-trabajador. [con la entrada en vigor de la LOPDGDD (art. 91), esto tendrá que cambiar] 

El derecho a la desconexión digital fuera del horario de trabajo se conceptúa como la limitación al uso de las tecnologías de la comunicación para garantizar el tiempo de descanso y vacaciones de los trabajadores. 

Tras varias proposiciones no de Ley para su regulación, en la trasposición al ordenamiento jurídico español del Reglamento (UE) 2016/679 de 27 de Abr DOUE (Reglamento general europeo de protección de datos (GDPR/RGPD)), con efectos de 6 de diciembre de 2018, la Ley Orgánica 3/2018 de 5 de Dic (Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales -LOPDGDD-) (LOPDGDD) ha introducido medidas para reforzar la privacidad  de los trabajadores ante los sistemas audiovisuales o de geolocalización en el trabajo y garantizar el derecho a la desconexión digital fuera de horario laboral.

I. ¿Qué es el Derecho a la desconexión digital?

Reiterando lo anteriormente dicho, el derecho a la desconexión digital fuera del horario de trabajo se conceptúa (no se regula específicamente en nuestro país) como la limitación al uso de las tecnologías de la comunicación (mensajerías y correos electrónicos en su mayor medida) para garantizar el tiempo de descanso y vacaciones de los trabajadores.

II. Regulación del Derecho a la desconexión digital con anterioridad a la LOPDGDD

La posibilidad de regular este tema había sido tratada en diversas ocasiones por los distintos gobiernos, pero es ahora, con la redacción de la nueva LOPDGDD cuando se ha abierto la puerta a la regulación de la desconexión digital y a la protección de la intimidad de los trabajadores. Hasta el momento encontrábamos:

III Acuerdo para el Empleo y la Negociacion Colectiva 2015, 2016 y 2017, donde se recomienda que "los convenios, especialmente los de empresa, deben promover la racionalización del horario de trabajo" para "mejorar la productividad y favorecer la conciliación de la vida personal y laboral".

Una posible regulación por convenio colectivo el uso fuera del trabajo de los dispositivos electrónicos de comunicación con empresa o clientes. En la regulación colectiva actual si encontramos referencias al trabajo efectivo, el tiempo de presencia, regulación de las guardias, etc; pero muy pocas (por no decir ninguna) al "cierre" de las comunicaciones empresa-trabajador. [con la entrada en vigor de la LOPDGDD (art. 91), esto tendrá que cambiar] 

IV. Las  principales medidas que se incorporan en materia laboral

Junto con el Derecho a la desconexión digital en el ámbito laboral, la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, incorpora:

  • Derecho a la intimidad y uso de dispositivos digitales en el ámbito laboral (Artículo 87, LOPDGDD)

1. Los trabajadores y los empleados públicos tendrán derecho a la protección de su intimidad en el uso de los dispositivos digitales puestos a su disposición por su empleador.

2. El empleador podrá acceder a los contenidos derivados del uso de medios digitales facilitados a los trabajadores a los solos efectos de controlar el cumplimiento de las obligaciones laborales o estatutarias y de garantizar la integridad de dichos dispositivos.

3. Los empleadores deberán establecer criterios de utilización de los dispositivos digitales respetando en todo caso los estándares mínimos de protección de su intimidad de acuerdo con los usos sociales y los derechos reconocidos constitucional y legalmente. En su elaboración deberán participar los representantes de los trabajadores.

El acceso por el empleador al contenido de dispositivos digitales respecto de los que haya admitido su uso con fines privados requerirá que se especifiquen de modo preciso los usos autorizados y se establezcan garantías para preservar la intimidad de los trabajadores, tales como, en su caso, la determinación de los períodos en que los dispositivos podrán utilizarse para fines privados.

L

a digitalización ha permitido nuevas modalidades laborales, como el teletrabajo o la jornada flexible. Sin embargo, también acarrea el hecho de que estemos conectados las 24 horas del día, ya sea contestando correos en nuestro móvil o llevándonos el ordenador a casa para seguir con nuestras tareas de la oficina. 

Estar disponible a todas horas nos causa cansancio y estrés crónico y, a la larga, esto hace que durante nuestra jornada laboral no seamos todo lo productivos que podríamos llegar a ser. Por tanto, ahora más que nunca resulta primordial que respetemos el tiempo de desconexión digital.

Un mundo hiperconectado 

Actualmente estamos permanentemente conectados en el ámbito personal y, especialmente, en el laboral a través de nuestros smartphones. 

Un 51% de los empleados españoles confiesa responder emails y llamadas de trabajo durante vacaciones o fines de semana. Y este número es aún mayor conforme aumenta la responsabilidad del trabajador. El 45% de los empleados con trabajadores a su cargo afirman estar conectados a cuestiones del trabajo fuera de su jornada. Mientras que el 84% de los cargos directivos declaró atender su correo y teléfono fuera del horario de trabajo.

Además, solo el 28% de las empresas encuestadas afirma disponer de alguna política de desconexión digital.

Por esta razón, surgió la necesidad de establecer una regulación con medidas legales. Así, en España a finales de 2018 entró en vigor la ley de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, que contempla además el derecho del empleado a desconectar del trabajo fuera de su jornada laboral. El objetivo no es otro que facilitar la conciliación familiar, respetar las pausas obligatorias y evitar enfermedades como el estrés o la “tecnofatiga”.  

L

a digitalización ha permitido nuevas modalidades laborales, como el teletrabajo o la jornada flexible. Sin embargo, también acarrea el hecho de que estemos conectados las 24 horas del día, ya sea contestando correos en nuestro móvil o llevándonos el ordenador a casa para seguir con nuestras tareas de la oficina. 

Estar disponible a todas horas nos causa cansancio y estrés crónico y, a la larga, esto hace que durante nuestra jornada laboral no seamos todo lo productivos que podríamos llegar a ser. Por tanto, ahora más que nunca resulta primordial que respetemos el tiempo de desconexión digital.

Un mundo hiperconectado 

Actualmente estamos permanentemente conectados en el ámbito personal y, especialmente, en el laboral a través de nuestros smartphones. Según un artículo publicado por InfoJobs,

Un 51% de los empleados españoles confiesa responder emails y llamadas de trabajo durante vacaciones o fines de semana. Y este número es aún mayor conforme aumenta la responsabilidad del trabajador. El 45% de los empleados con trabajadores a su cargo afirman estar conectados a cuestiones del trabajo fuera de su jornada. Mientras que el 84% de los cargos directivos declaró atender su correo y teléfono fuera del horario de trabajo.

Además, solo el 28% de las empresas encuestadas afirma disponer de alguna política de desconexión digital.

Por esta razón, surgió la necesidad de establecer una regulación con medidas legales. Así, en España a finales de 2018 entró en vigor la ley de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, que contempla además el derecho del empleado a desconectar del trabajo fuera de su jornada laboral. El objetivo no es otro que facilitar la conciliación familiar, respetar las pausas obligatorias y evitar enfermedades como el estrés o la “tecnofatiga”.  

Los beneficios de la desconexión digital 

Para las empresas 

  • Incrementa la productividad, ya que los empleados motivados rinden más.

  • Mejora el employer branding, y transmite una imagen de empresa que se preocupa por sus trabajadores. 

  • Reduce el absentismo laboral, porque los empleados están más descansados y menos estresados.  

Para los empleados

  • Pueden desconectar por completo del trabajo.

  • Ayuda a la conciliación familiar.

  • Reduce el estrés y la tensión.

  • Aumenta su motivación por el trabajo.

  • Los pasos a seguir para implementar la desconexión digital

L

a digitalización ha permitido nuevas modalidades laborales, como el teletrabajo o la jornada flexible. Sin embargo, también acarrea el hecho de que estemos conectados las 24 horas del día, ya sea contestando correos en nuestro móvil o llevándonos el ordenador a casa para seguir con nuestras tareas de la oficina. 

Estar disponible a todas horas nos causa cansancio y estrés crónico y, a la larga, esto hace que durante nuestra jornada laboral no seamos todo lo productivos que podríamos llegar a ser. Por tanto, ahora más que nunca resulta primordial que respetemos el tiempo de desconexión digital.

Un mundo hiperconectado 

Actualmente estamos permanentemente conectados en el ámbito personal y, especialmente, en el laboral a través de nuestros smartphones. Según un artículo publicado por InfoJobs,

Un 51% de los empleados españoles confiesa responder emails y llamadas de trabajo durante vacaciones o fines de semana. Y este número es aún mayor conforme aumenta la responsabilidad del trabajador. El 45% de los empleados con trabajadores a su cargo afirman estar conectados a cuestiones del trabajo fuera de su jornada. Mientras que el 84% de los cargos directivos declaró atender su correo y teléfono fuera del horario de trabajo.

Además, solo el 28% de las empresas encuestadas afirma disponer de alguna política de desconexión digital.

Por esta razón, surgió la necesidad de establecer una regulación con medidas legales. Así, en España a finales de 2018 entró en vigor la ley de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, que contempla además el derecho del empleado a desconectar del trabajo fuera de su jornada laboral. El objetivo no es otro que facilitar la conciliación familiar, respetar las pausas obligatorias y evitar enfermedades como el estrés o la “tecnofatiga”.  

Los beneficios de la desconexión digital 

Para las empresas 

  • Incrementa la productividad, ya que los empleados motivados rinden más.

  • Mejora el employer branding, y transmite una imagen de empresa que se preocupa por sus trabajadores. 

  • Reduce el absentismo laboral, porque los empleados están más descansados y menos estresados.  

Para los empleados

  • Pueden desconectar por completo del trabajo.

  • Ayuda a la conciliación familiar.

  • Reduce el estrés y la tensión.

  • Aumenta su motivación por el trabajo.

Los pasos a seguir para implementar la desconexión digital

Paso 1: Haz un diagnóstico acerca de la situación en tu empresa

Analiza si tus empleados están excesivamente conectados a su trabajo, o si existe el riesgo de que esto ocurra. Para ello, haz un ejercicio de observación y estudia cuál es el clima en tu empresa (si tus trabajadores parecen cansados, estresados o suelen responder solicitudes en horas que que van más allá de su jornada). 

Paso 2:  Pon en marcha acciones concretas. 

Algunas ideas que puedes aplicar son, por ejemplo, que a partir de cierta hora se bloquee la comunicación de los servidores de la empresa. Así, el trabajador no recibe ningún tipo de comunicación (ni por parte de la empresa ni de los clientes). No obstante, quizás a tu compañía le funciona mejor una desconexión parcial, donde los trabajadores pueden recibir emails pero con algunas limitaciones.  

Paso 3:  Establece un principio y un final para la jornada 

Aunque tu empresa lleve a cabo políticas de flexibilidad laboral, es recomendable establecer un margen de entrada y de salida, así como el tiempo de trabajo efectivo que se debe cumplir cada día. Así, las horas que los empleados usen para asuntos de trabajo fuera de esta jornada deberán computarse como horas extra.

La desconexión digital es un asunto de vital importancia para el bienestar de los empleados y el éxito de la compañía. La clave es elegir y probar las acciones que creas que pueden funcionar mejor, y crear así la política de desconexión que mejor se adapta a tu empresa. Y si te has quedado con ganas de saber más, consulta nuestro vídeo con Omar Molina, abogado laboral en Durán-Sindreu, donde te damos todas las claves legales para una correcta desconexión digital.  

U12
U59
U34
U44
U37
 

Contáctanos

 

¡Gracias por tu mensaje!

paz-tranquilidad.jpg